7 Estrategias pedagógicas para niños agresivos - Mi Primer Cochecito
22061
single,single-post,postid-22061,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.0.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

7 Estrategias pedagógicas para niños agresivos

7 Estrategias pedagógicas para niños agresivos

Seguro que más de una vez te has encontrado con niños pequeños teniendo conductas agresivas. Puede que haya sido tu hijo, o el hijo de un vecino, pero son casos reales y, desgraciadamente, más habituales de lo que nos gustaría.

Esta conducta agresiva, que normalmente se da en niños de entre 2 y 4 años, puede alargarse si no se canaliza correctamente. Por lo que es muy importante tratarla a tiempo.

Para intentar solucionar el mal comportamiento, existen varias estrategias pedagógicas para niños agresivos. Aquí te dejamos con algunos consejos. Pero te recomendamos una cosa, si ves que el tema se prolonga en el tiempo lo más aconsejable es que visites rápidamente a un profesional para que te oriente.

 

Estrategias pedagógicas para niños agresivos

 

1. Muéstrale alternativas

 

Enséñale alternativas a tu pequeño. Pero enséñaselas cuando esté calmado. Si intentas razonas con él en el momento de enfado, no te escuchará.

Pregúntale qué pasó, por qué se enfadó. Le puedes decir que enfadarse es muy natural, pero que cuando se enfade no debe demostrarlo siendo agresivo.

Cuéntale que hay otras formas: anímalo a que retransmita su enfado mediante sus palabras o pidiendo ayuda a un adulto para que le aconseje.

 

ensenale-alternativas

2. Enséñale a pedir perdón

 

Hazle saber al niño con mala conducta que, después de haber hecho daño a alguien, tiene que pedir perdón. Si se niega a hacerlo puedes tomarlo de la mano y acompañarlo tú misma. Aunque al inicio es posible que el perdón no sea sincero, a la larga aprenderá la lección y se acostumbrará a disculparse.

 

3. Recompénsalo cuando se porte bien 

 

Otra táctica muy útil es reconocer todo aquello que hace cuando se porta bien. No centres tu atención solo en sus malos comportamientos. Cuando sea educado, respetuoso y amable con los demás, díselo. Eso hará que se dé cuenta del poder de sus palabras.

 

4. Apúntale a alguna actividad física

 

Apuntar al niño a una actividad física es, en primer lugar, una buena forma de que esté saludable. Además, si gasta mucha energía realizándola, seguramente tendrá menos energía para desarrollar conductas violentas. Si tu niño es muy activo, es normal, permítele que salte, haga volteretas o que juegue.

 

5. Limita el visionado de contenidos agresivos

 

Los niños pasan mucho tiempo delante de la televisión o del ordenador, mirando contenidos que a veces son más violentos de lo que deberían. Los mismo dibujos animados, muchas veces contienen malas actitudes: peleas, puntapiés o palabrotas.

Ten esto en cuenta e intenta que el pequeño pase más tiempo realizando actividades positivas: manualidades, juegos grupales, etc.

Si ves la televisión con él y aparece en pantalla algún comportamiento poco adecuado, puedes ir comentándolo para que coja consciencia. Por ejemplo: “este niño debería haber dicho por favor, en lugar de arrebatar el juguete de su hermano”.

6. Apúntalo a yoga o meditación

 

Si crees que el yoga es solo para adultos, te equivocas. Durante las últimas décadas, esta disciplina se está extendiendo también entre el público infantil, ya que sus beneficios son incontables.

La meditación puede ayudar en muchos aspectos esenciales: ayuda a encontrar la calma en momentos puntuales, da más autocontrol corporal y hace que el comportamiento agresivo se suavice.

 

yoga-para-niños-agresivos

 

7. Busca ayuda

 

Tal como hemos comentado al inicio, no tienes que tener miedo a la hora de buscar ayuda. A veces, por mucho empeño que le pongas, necesitarás que un experto te ayude a solucionar la conducta del pequeño.  Si tus intentos de aliviar la situación no tienen mucho efecto no te sientas mal papá o mala mamá, ni sientas que le estás fallando. Un psicólogo infantil te será de gran ayuda y, juntos, seguro que hallaréis la solución definitiva para que el problema se solucione.

Ten en cuenta que tu hijo es muy pequeño, aún. Y que con paciencia, amor y trabajo, lo ayudarás a eliminar esta faceta y lo único que quedará de ella será un recuerdo. Y mucha superación personal. 🙂

Aún no hay comentarios.

¡Anímate! Escribe un comentario :)

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

Sé el primero en descubrir nuestro nuevo contenido, promociones, descuentos y novedades.

Todo lo que necesitas para tus bebés, directo a tu bandeja de entrada :)

x