12 consejos para el cuidado de tu recién nacido para padres primerizos - Mi Primer Cochecito
Padres primerizos, sabemos que tenéis dudas. Os traemos 12 consejos para el cuidado de vuestro recién nacido para que tengáis respuestas a todas vuestras preguntas.
consejos para el cuidado de tu recién nacido
21964
single,single-post,postid-21964,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.0.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

12 consejos para el cuidado de tu recién nacido para padres primerizos

Felicidades mamás y papás por vuestro recién nacido. ¡Bienvenido al mundo!

 

Sabemos que estás feliz, contenta, ilusionada, pero también un poco asustada.

 

Has estado unos días en el hospital y allí todo era fácil: el bebé dormía casi siempre, las enfermeras te ayudaban a darle el pecho, a lavarlo, a sujetarlo… Pero ahora que estáis en casa todo el peso recae sobre vosotros, papás.

 

Seguro que tienes dudas. Es normal. ¡Si no las tuvieras tendríamos que preocuparnos! Así que no te preocupes, hoy te vamos a resolver las 12 preguntas que más formulan los padres sobre los cuidados de los recién nacidos.

 

Queremos ayudarte y que estés tranquila para que puedas dedicarte a lo más importante: disfrutar de tu bebé.

 

Mamá cuidando al recién nacido, cogiéndolo de la mano.

 

Todo lo que necesitas saber sobre cómo cuidar a tu bebé

 

Te damos 12 consejos sobre el cuidado de tu recién nacido para que no tengas que preocuparte de nada. Aunque te recomendamos que, si después de leer estos consejos sigues con dudas, acudas al pediatra de tu hijo.

 

  1. El cordón umbilical

 

Cuando el cordón umbilical deja de recibir aporte sanguíneo (al cabo de entre 6 y 16 días), se cae. Hay que mantenerlo limpio y seco.

 

Existen dos maneras de curarlo, ambas correctas según un estudio realizado por la OMS en 2004: con alcohol de 70º o sólo con agua y jabón en la higiene diaria.

 

Tienes que vigilar si huele mal o se enrojece, ya que en estos casos deberás acudir al pediatra. Sin embargo, ten en cuenta que, después de la caída del cordón umbilical, es común que se produzca un pequeño sangramiento.

 

 

  1. Cómo bañar al recién nacido

 

Aunque antes sí que era habitual hacerlo, no es necesario bañarlos cada día.

 

¿Por qué?

 

Porque los baños resecan la piel y eliminan las bacterias naturales. Esto puede provocar, en los recién nacidos, eccemas e infecciones cutáneas que se pueden evitar si se bañan cada dos o tres días.

 

Eso sí, los días que no bañes a tu bebé, haz siempre el cambio de pañal con agua y jabón.

 

Si tu bebé no disfruta mucho del baño (se pone nervioso y llora demasiado), te recomendamos que, en lugar de darle cada vez un baño completo, le laves un día la cabeza, un día el cuerpo, y brazos y piernas al día siguiente. Así le habrás dado un baño completo en tres días.

 

Antes de empezar a bañar al recién nacido debes lavarte bien las manos y uñas, y dejar todos los productos y accesorios preparados:

 

  • Bañera con la temperatura adecuada (entre 36 y 37º)
  • Una toalla grande de baño para secar al bebe
  • Una toallita más pequeña para lavarlo
  • Jabón neutro infantil
  • Una esponja blandita
  • Pañal y ropa limpia para después del baño

 

Escoge un lugar donde no haga frío, no queremos que, después de bañar al bebé, se resfríe.

 

La regla principal para el baño de los recién nacidos consiste en empezar higienizando las partes más limpias (como los ojos) para terminar con las más sucias (culito y genitales).

 

¿Cómo bañar a tu recién nacido ahora que lo tienes todo preparado?

 

Primero de todo, envuelve a tu hijo en una toalla grande. Límpiale los ojos, nariz y orejas con un algodón humedecido o una toallita, pero sin introducirlos demasiado.

 

Límpiale también la cara con agua, (sin jabón durante los primeros tres meses) y limpia también los párpados, siempre de dentro hacia afuera, con otro algodón humedecido.

 

Luego lávale la parte exterior de la boca (nunca la parte interna) y sécale la cara.

 

Empezamos con el cuerpo: enjabónalo con cuidado, destapando parte por parte para que no coja frío. Prueba la temperatura del agua con tu codo (recuerda que debe estar tibia, a unos 36-37º).

 

Sostén la cabeza y espalda de tu hijo con una mano y las nalgas con la otra para meterlo en la mini bañera con cuidado. Sujétalo firmemente mientras lo enjuagas totalmente. Levántalo con sumo cuidado y ponlo sobre una mesa (encima de una toalla). Sécalo bien, prestando especial atención a los pliegues, y vístelo rápido. Recuerda que la humedad favorece las infecciones.

 

 

  1. Qué ropa es la adecuada

 

La ropita del recién nacido tiene que ser cómoda, delicada, liviana y fácil de poner y sacar. Recuerda lavarla con jabón o detergente neutro sin usar suavizante, ya que la piel de los bebés es muy delicada (lava de la misma manera todas las prendas que estén en contacto con tu bebé, como las mantas o sábanas).

 

Durante los primeros días es recomendable abrigar bastante al bebé, ya que viene del útero materno, donde vivía plácidamente a una temperatura bastante elevada.

 

Sin embargo, no debemos pasarnos. Una buena regla es vestirlos con una capa más que nosotros. Es decir, si nosotros llevamos una camiseta y un jersey, ponerle al niño lo mismo que llevamos nosotros y sumarle una camiseta de manga larga fina, por ejemplo.

 

Para saber si el recién nacido está pasando calor o frió, lo mejor es tocarles la zona del cuello y la espalda.

 

pies recien nacido

 

  1. Cómo cuidar las uñas del bebé

 

Es recomendable cortar las uñas del recién nacido con una tijera de borde redondeado cuando estén largas, ya que pueden arañarse sin querer y provocarse pequeñas heridas.

 

Hay que tener cuidado para no cortar la piel de sus manitas. Te recomendamos hacerlo cuando estén dormidos, para que no se muevan.

 

 

  1. Cómo limpiar la zona del pañal

 

Siempre que estén mojados o sucios deberás cambiarle los pañales y limpiarle para evitar las irritaciones de la piel. Lo ideal es hacer, al menos, un cambio de pañal al día con agua y jabón. Si pueden ser más, pues mejor, ya que agua y jabón limpia mejor que las toallitas.

 

Siempre tienes que limpiar desde los genitales hasta el ano (nunca al revés), para que las heces no vayan hacia los genitales.

 

Te contamos los pasos para limpiar la zona del pañal:

 

  1. Coloca al recién nacido sobre una toalla.
  2. Quítale el pañal sucio.
  3. Límpiale el culito y los genitales (recuerda hacerlo desde los genitales hacia el ano, de adelante hacia atrás), utilizando agua tibia.
  4. Sécale a palmaditas con la toalla.
  5. Limpia sus nalgas con algodón o papel higiénico. Lávalas con agua y jabón suave, enjuágalas y sécalas a palmaditas.
  6. Aplica aceite emulsionado con otro pedazo de algodón en todas las partes que cubre el pañal.
  7. Sujeta los tobillos del recién nacido entre el pulgar y el dedo medio, con el dedo índice entre los tobillos. Levántale las caderas e introduce un pañal limpio debajo.
  8. Estira el pañal entre las piernas del bebé y termina de colocarlo.

 

 

  1. Qué hacer con los ojos, nariz y orejas

 

Habitualmente, con los ojos, nariz y orejas, no es necesario lavarlos más que cuando realizas el baño. Sin embargo, si hay legañas o vemos que están muy sucios, te contamos cómo proceder.

 

Para limpiar su nariz y oídos no utilices objetos duros ni bastoncillos. Lo mejor es utilizar un trozo de tela húmeda sobre la punta de tu dedo. No intentes limpiar sus canales auditivos o dentro de su nariz. Siempre limpiarás la parte externa.

 

Utiliza suero para limpiarle las legañas con una gasa (siempre desde dentro hacia afuera) y la nariz si vemos que tiene muchos moquitos. En el caso de la nariz, el mejor modo de hacerlo es echando, poco a poco y gota a gota, suero fisiológico por los orificios nasales, para que el moco se vaya diluyendo y salga más fácilmente.

 

Si el recién nacido tiene cera, te recordamos que limpies solamente la cera que está en el exterior.

 

 

  1. ¿Hay que cortar el pelo al recién nacido?

 

Durante los primeros meses de vida, gran parte del pelo del recién nacido suele caerse (muchos se quedan prácticamente calvos). A los seis meses, aproximadamente, les volverá a salir el pelo definitivo.

 

Pero vayamos a la pregunta, ¿hay que cortarle el pelo? Como quieras. Cortarlo no hará que el pelo salga más fuerte, así que hazlo si te apetece. Es decir, cortarlo solamente es una cuestión estética.

 

Si lo quieres hacer, utiliza tijeras con la punta redonda y siempre cuando el bebé esté tranquilo.

 

 

  1. Cuál tiene que ser la temperatura ambiente

 

La habitación debería estar a unos 20º ya que, si la temperatura está mucho más elevada, tu bebé sentirá calor, sudará y desarrollará urticaria.

 

Si la habitación está muy fría, verás que las manos, pies y espalda del recién nacido están frías y se acurrucará en su cuna para conservar el calor.

 

Así que, para saber si la temperatura de la habitación del bebé es la adecuada, fíjate en sus manos y pies, que deben estar frescos, mientras que el resto del cuerpo tiene que permanecer tibio.

 

 

  1. Dormir, dormir y dormir

 

Para evitar el síndrome de la muerte súbita, debes colocar al recién nacido sobre su espalda (y no sobre su barriguita), es decir, boca arriba, siempre al dormir.

 

Asegúrate también que la ropa no le quede ajustada alrededor del cuello y las extremidades. Cuando lo acuestes, fíjate en que sus brazos queden por encima de las sábanas, para que, en medio de la noche, no pueda taparse, sin querer, la cara y asfixiarse.

 

El colchón tiene que ser firme, sin nada que le impida mover la cabeza hacia los lados y sin objetos (almohadas o muñecos) con los que se pueda sofocar.

 

Es muy aconsejable que el recién nacido siga unas rutinas a la hora de dormir. No hay que despertarlo cuando está dormido y siempre hay que acostarlo cuando todavía está despierto pero somnoliento (no dormido en los brazos).

 

Hay que tener en cuenta que, cuando el recién nacido duerme, puede tener movimientos oculares, en la boca o emitir soniditos y tener una respiración irregular. No te preocupes porque es totalmente normal. No lo despiertes ni molestes, en unos minutos se le pasará.

cuna en la habitacion del recien nacido

 

  1. Cómo tomar la temperatura al bebé

 

La temperatura normal del recién nacido tiene que estar entre 36,5 y 37,5º C. Si vemos que la temperatura es menor, debemos abrigarlo. Si su temperatura es mayor, significará que el bebé pasa calor (si está demasiado abrigado) o está con fiebre.

 

Si notamos que el recién nacido está inquieto o irritable, es aconsejable tomarle la temperatura. Para hacerlo, ubica el termómetro en la línea media axilar, con el brazo extendido sobre él y sujetándolo firme entre 3 a 5 minutos.

 

 

  1. Cómo debemos cogerlo en brazos

 

Para coger en brazos a nuestro recién nacido, debemos sostenerle con cuidado, de manera firme pero permitiendo el movimiento de sus bracitos y piernecitas. La cabeza y espalda deben apoyarse en tu brazo y mano. Piensa que su cuello todavía no es capaz de sostener la cabeza (hasta que tenga unos tres meses).

 

Con una mano sujeta la espalda y con la otra la cabeza, para que se ladee ni se mueva demasiado. Al ser tan pequeñitos también puedes hacerlo solamente con un brazo, colocando la palma de tu mano en la parte superior de la espalda del recién nacido y sosteniendo su cabeza con los dedos.

 

Cuando vayas a acostarlo en la cuna, inclínate sobre ella lo máximo posible sin despegarlo de tu cuerpo hasta el último momento. Recuerda seguir sujetándole la espalda y la cabeza. Primero tiene que apoyar el culito, luego el resto del cuerpo y, por último, la cabecita.

Mamá cogiendo en brazos a su recién nacido

 

  1. La importancia del contacto físico

 

Como bien sabrás y habrás comprobado, el recién nacido es muy sensible al contacto. Los padres transmiten una sensación de calor y protección al bebé cuando lo sostienen. Por eso, es recomendable hacerlo siempre que se pueda.

 

El primer año del bebé es muy importante para su desarrollo saludable. Por eso debemos estar mucho en contacto con él para cubrirle sus necesidades de atención emocional y físicas.

 


 

¿Tienes alguna duda más sobre el cuidado de tu recién nacido? ¿Necesitas atención personalizada sobre qué artículos de puericultura son mejores para que tu bebé esté feliz? Ponte en contacto con nosotros que estaremos encantados de poder ayudarte.

Aún no hay comentarios.

¡Anímate! Escribe un comentario :)

*

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

Sé el primero en descubrir nuestro nuevo contenido, promociones, descuentos y novedades.

Todo lo que necesitas para tus bebés, directo a tu bandeja de entrada :)

x